Esta mujer solo parecía estar buscando el dinero de su marido rico, pero ¿era eso cierto?

El ultimo acto

Había pasado el tiempo y la justicia había hecho su trabajo, rebuscando en cada rincón en busca de la verdad en este caso, para arreglarlo sin causar ningún daño a nadie. Después de la investigación, se llegó al veredicto.

Advertisements
Advertisements

Las sospechas de los aldeanos estaban bien fundadas. Y Sandrine, por tanto, volvería a París de donde había venido con sólo la condición de viuda y nada más. El veredicto fue claro, el testamento de Marcel fue original y finalmente tuvo un gran valor legal. Así que su amor por la barba gris no era más que una forma de apoderarse de las posesiones del anciano. Por tanto, las poblaciones tenían razón. Y el hecho de que el anciano entendiera esto antes de desaparecer fue un verdadero golpe de suerte para su familia. Marcel había descubierto todo esto, pero no había dicho nada. Quizás estaba esperando la oportunidad perfecta para demostrar que lo tenía todo. O había planeado pasar felices últimos días en la tierra. Todo lo que está bien que termine bien.

Advertisements
Advertisements
Advertisements