Estrés diario: ¿cómo reconocerlo?

El estrés es una cadena de manifestaciones físicas y fisiológicas del cuerpo humano cuando se enfrenta a una situación particular. Se dice que es estrés y/o estresante. Cualquiera puede contraerlo, generalmente durante un período corto de tiempo. Sin embargo, vivimos situaciones todos los días y es importante identificarlas para eliminarlas.

Advertisements
Advertisements

¿Cuáles son las causas del estrés?

El estrés es causado por eventos que constituyen un «peligro» para el individuo o por factores estresantes. Estos pueden ser similares en varios contextos dependiendo de la edad de la persona.
En niños y adolescentes estas situaciones pueden resultar a efecto de conductas violentas, abusivas o incluso conflictivas, como por ejemplo el divorcio de los padres.

Los adultos son más propensos a experimentar situaciones estresantes en la vida diaria y en el trabajo. Esto puede provocar ansiedad y depresión. Específicamente, los análisis científicos han revelado que el estrés crónico en los adultos a menudo resulta de la existencia de un estado subyacente de ansiedad.

La exposición a experiencias traumáticas también puede causar estrés crónico. Luego, distinguimos entre estrés agudo y estrés postraumático. Toma en cuenta que estos dos trastornos son el resultado de eventos traumáticos pasados: accidente, muerte, enfermedad grave, etc.
Otras causas también pueden estar vinculadas a una situación estresante: el consumo de sustancias ilícitas, tabaquismo, trastornos del sueño o de la alimentación.

Los estudios señalan que las personas que enfrentan estrés crónico y situaciones traumáticas prolongadas tienen una tasa de mortalidad más alta.

Signos y síntomas de estrés

El estrés puede resultar en una combinación de signos y síntomas mentales, psicológicos y físicos. Emocionalmente, una persona estresada puede sentirse con exceso de trabajo, irritable, ansiosa o perder su autoestima.

A nivel mental, los síntomas pueden incluir pensamiento excesivo, preocupación constante, dificultad para concentrarse o tomar decisiones y tomar decisiones.

Los síntomas físicos asociados con el estrés incluyen dolores musculares, dolores de cabeza, mareos, dificultad para dormir, náuseas, fatiga intensa y trastornos alimentarios.
Otros efectos pueden estar asociados con el estrés crónico: alcohol y tabaco, intensificación de movimientos y comportamientos violentos o incluso evitación de las relaciones sociales. En este sentido, el síndrome de estrés crónico no debe pasarse por alto y debe detectarse y tratarse lo antes posible.

Algunos consejos para lidiar con el estrés

Algunos consejos y trucos te ayudarán a detectar y controlar tu estado de estrés:

  • reconocer sus síntomas (emocionales, físicos y mentales);
  • habla con tu familia y amigos y/o tu médico;
  • práctica diaria de actividad física y socialización; – ejercicios de relajación, como ejercicios de respiración, por ejemplo;
  • identificar y definir tus objetivos y prioridades;
  • mantenerse en contacto con familiares, amigos y otras personas en tu vida diaria.

Cómo lidiar con el estrés en caso de complicaciones.

Existen técnicas y métodos de control del estrés y se recomiendan como primer recurso. Para este primer paso son útiles ejercicios de relajación y respiración, guías de bienestar, etc.
Cuando comienzas a sentirte con depresión (después de algunas semanas de estrés crónico) o un estado de ansiedad comienza a invadir la vida diaria, consultar a un médico puede ser útil.

Advertisements
Advertisements